domingo, 22 de febrero de 2009

Vicky Cristina Barcelona, turismo catalán, tipical spanish, pero ¿donde está Woody Allen?

¿Dónde estaba Woody Allen mientras rodaban en Barcelona esta película? La mano del maestro no se ve por ningún lado. Es triste tener que saber que el autor de esta Vicky... es el mismo que Manhattan, Match Point, Misterioso asesinato... y tantas otras. Es tal la cantidad de errores que tiene este film que hay que ir por partes. Los tópicos empiezan con los primeros fotogramas cuando oímos el rasgar de unos acordes aflamencados sobre unas imágenes de Barcelona color anaranjado y no sabemos si estamos en la Toscana, en Marruecos o España. Confirmamos que estamos en la España cañí cuando vemos a un Javier Bardem haciendo de pintor con mucha vida interior y mucho dinero (tipo Miquel Barceló pero en guaperas) que tiene un padre poeta y que vive en una especie de masía de la Toscana. Conduce un descapotable rojo y siempre tiene una copa de vino en la mano. Se acerca en un restaurante a Vicky y a Cristina y les dice: "me gustaría conoceros, llevaros en mi avión a Oviedo y haceros el amor." Solo fata que hubiera dicho: y olé. Mientras viajan suena Entre dos aguas de Paco de Lucía que te saca de la escena porque la universal música del guitarrista está muy por encima de las imágenes y es cuando empezamos a ver claramente que la película es una especie de reportaje turístico de Oviedo, pero sobre todo de Barcelona y realizado de una manera que me imagino que a los muy catalanistas tampoco les habrá gustado porque se da una visión de una Cataluña muy españolizada, tópica y aflamencada. La película está producida por Mediapro que parece ser una suerte de Gran Hermano de las productoras españolas, que abarca todo el panorama audiovisual y al que le proponen una especie de película para vender Barcelona a los turistas norteamericanos. La Generalitat catalana debe haber insuflado unos buenos euros para promocionar su tierra. Algo así como lo que hace Marina D'or pero a lo grande. Después de que Bardem reparta leña a las norteamericanas como corresponde a un moderno latin lover al que solo le falta el capote torero lanzando el sombrero al aire, aparece Penélope Cruz hacia la mitad de la película haciendo de Sofía Loren, dando gritos y luego se va. Cuando esto se publique ya sabremos si a Pe le han dado o no el Oscar. Si se lo dieran yo me alegraría por aquello del orgullo patrio, pero la verdad, pienso que no lo merece. Sale poco en la pelicula, su papel es muy tópico... la verdad es que no entiendo la nominación. Bardem y ella hacen lo que pueden en una película de Woody Allen. Si les llama este director que van a hacer... pues aprovechar la oportunidad. En fin, intentaré que esta película no ensombrezca mi admiración por este genio del cine que como otros grandes hicieron buenas y malas películas, pero sólo recordamos la buenas, las que merecen la pena ser recordadas y esta desde luego no lo es.