domingo, 6 de septiembre de 2009

Verano Bach

Algunos veranos, en vacaciones, hago una especie de verano monográfico sobre algún tema o personaje en el que aprovecho el tiempo libre para empaparme de algún tema. La última vez hice un Verano Quijote, es decir leer El Quijote y documentarme y prepararme para el empeño. Desde unos meses antes consultaba internet, compraba algún libro sobre el tema (diccionario de términos, etc) música de la época, ver las difertentes versiones cinematográficas realizadas y por supuesto la difícil tarea (por lo menos para mí) de leer el famoso libro. Ante el asombro familiar me dediqué a ello y durante el verano pude completar satisfactoriamente la tarea prevista.
Pues bien, este verano de 2009 estoy realizando el Verano Bach, que como se puede suponer consiste en empaparse y sumergirse en la figura del más grande compositor de todos los tiempos. Empiezo por leer algún libro de la extensísima literatura que hay sobre él.
En el mes de mayo empiezo a leer la que dice la crítica que es la más completa biografía de Johan Sebastian, y empiezo con mal pie.

Digo con mal pie porque esta biografía vendida como la más profusa y completa en cuestión de datos pues... lo es, efectivamente contiene tal cantidad de datos que pienso que no es un libro divulgativo como en principio parece sino mas bien un libro para estudiosos de verdad del tema, profesionales, musicólogos vamos. Y claro a mí me aburre tal cantidad de datos sobre obras, detalles sobre personajes de la época, detalles sobre partituras, cronologías, etc. Y yo lo que busco es una especia de biografía personal, saber cosas sobre su vida personal, su familia, sus conflictos, sin llegar a la prensa del corazón, pero conocer en profundidad al personaje como se decía antes.

Lo que buscaba ya empieza a tomar forma. Esta biografía ya es más asequible. Es más breve y va más directa a detalles biográficos, a citar ciertas anécdotas y en general se lee rápido y del tirón.

Este libro es para mí el más definitivo de los que he leído en este Verano Bach. Aunque durante algún tiempo se dudaba de su autenticidad es la verdad un libro precioso. Corto, se lee ágilmente y es un repaso a la vida del genio desde el punto de vista de su segunda mujer Ana Magdalena, profundamente enamorada de Johan y con un cariño y admiración hacia su figura que resulta estremecedor, además de estar escrito con una lírica extraordinaria. Y aquí es adonde yo quería ir, el día a día de la casa que compartieron durante muchos años. Él ya aportaba cuatro hijos de su anterior matrimonio, la prole que tuvieron luego ellos, como se encargaron de la educación de todos, las relaciones de Bach con sus superiores y mecenas, como era su carácter. Aunque un poco triste ya que parece ser que este librito lo escribió Ana Magdalena en una residencia de ancianos adonde la llevaron en sus últimos días. Aunque recuerda con nostalgia pero con alegría sus años pasados lo que transmite es la tristeza que la embarga al saber que después de la muerte del maestro su música quedó en el olvido y ella no llegó a vivir el redescubrimiento de la música de Bach. Cuenta una especie de leyenda o cancioncilla que cincuenta años después de la muerte del genio y bastante olvidada su música el criado de Mendelsson compró en el mercado una pieza de carne que le envolvieron en una arrugadas partituras. Cuando se las enseñó a su señor este reconoció claramente el hallazgo y ya por fin se difundió la obra de Johan Sebastian Bach.


Esta es la obra completa de Bach en cd. Hace más de un año que me hice con ella por un razonable precio como suele ocurrir con las colecciones de la discográfica Brilliant. Son siempre estupendas grabaciones, modernas y con buena calidad en la grabación, lo único que como ocurre en el también interesante sello Naxos los músicos principales y las orquesta no son muy conocidos, pero sí muy solventes. Empecé por orden y aún voy por la parte más dura -que se lo digan a María Isabel- que son las piezas de clave. El clave es un instrumento que se hace durísimo de escuchar más de diez minutos seguidos porque a partir de entonces se hace un poco inaguantable el martilleo propio del instrumento. Son ciento cincuenta discos y llevo unos cuarenta escuchados -entre medias de otros, claro- y como digo es la obra completa. María Isabel dice que me salte los más pelmazos, pero claro yo quiero llegar hasta el final, escuchar la obra completa de Bach al menos una vez en la vida cueste lo que cueste (como lo de El Quijote).


Me ha costado encontrar filmografía que se ocupe de este gran autor musical. Las dos pelis que reseño son muy interesantes cada una en su estilo. Mi nombre es Bach es un film alemán que retrata una época y hechos concretos de su vida. Narra el encuentro histórico que se produjo en mayo de 1747, en Postdam, entre el anciano compositor Johann Sebastian Bach, casi ciego y al final de sus días, y el joven emperador Federico II, amante de la música y gran admirador del anciano maestro. Bach, que contaba con 65 años, había realizado un largo viaje desde Leizpig para ir al bautizo de su primer nieto Adam, hijo de Emanuel, su hijo de 28 años. En ese encuentro entre el rey y el famoso compositor, el monarca ve en Bach a un padre ideal, en las antípodas del suyo, Ferderico Guillermo I, y Bach ve en el joven monarca al hijo poderoso y resuelto que hubiera deseado, tan distinto a Emanuel, demasiado sumiso y marginal a sus ojos. Con Bach había viajado también Friedmann, su hijo mayor de 30 años, un brillante organista con tendencia a la autodestrucción y una rebeldía natural. Es un film de emerada ambientación y en general muy creíble y entretenido aunque a ratos parezca un telefilm en cuanto a falta de altura narrativa. De todas formas disfruto la pelicula y la guardo en la colección Cine y Música.



El Silencio antes de Bach es otra historia. Son palabras mayores. Empezando en su propia clasificación. Durante el metraje asistimos a una peli que mezcla documental, ficción, ¿videoarte? ¿biopic? En fin es una mezcla extraordinaria y es estupendo que sea tan difícil de clasificar, como no sea para decir que me parece una película extraordinaria que debería incluso proyectarse no solo en conservatorios sino en todos los colegios. Primero para enterarse un poco de qué va la vida del genial músico y segundo para que los chicos tomen contacto también con otro tipo de cinematografía, que no sólo hay cine americano de acción y demás. Aprender a valorar las imágenes por sí mismas y diferenciando las distintas formas de comunicarse a través del lenguaje cinematográfico. Como decía se mezcla muy apropiadamente varios tipos de lenguaje. Por una lado vemos la historia interpretada por actores de forma más o menos convencional -como la anécdota de las partituras como papel de envolver carne- como también vemos un largo plano en el que un piano cae desde una gran altura -sujetado por una grúa supongo- hasta llegar a caer al agua. O la historia de un vendedor de pianos en la actualidad mezclada con un numeroso grupo de violonchelistas tocando música de Bach en un vagón de metro. Puro cine y poesía. Por supuesto esta peli va directa a la colección Cine y Música con carácter preferente.



Breve libro sobre la cantata sacra que hizo Bach. Algo erudito el libro también se refiere al Café Zimermann donde Bach y algunos colegas tocaban un dia a la semana como una especie de primitivo Café Central de Madrid.

Conferencia de Paul Hindemith pronunciada en 1950 sobre la influencia del gran Bach en la historia de la música. Interesante y de rápida lectura.




Como no todo el verano iba a ser tan cultureta, echo en la mochila algún libro más liviano para mis ojos y mente.



El libro de Fesser es justamente lo que me hacía falta para sobrellevar el verano Bach. Después de tanto libro concienzudo sobre la vida del maestro me hacía falta algo más suave, a ser posible divertido, algo que me separara de la biografía erudita y literaria del maestro. Fesser es como otro autor clásico pero en moderno, o sea que lo se espera de él se cumple a la perfección. Es ameno y divertido. Fesser se dedica a contar lo que le va pasando en su dia a dia de su estancia en Rhinebeck, el pueblo de su mujer durante una período prolongado en este lugar cerca de Nueva York. Desde cosas cotidianas como asuntos del colegio de los niños hasta sus relaciones con la gente de allí. Hacen muchas reuniones o cenas con vecinos donde Fesser aprovecha para contar cosas sobre esas personas, sobre su vida, sus peculiaridades y lo cuenta de forma entretenida. Además luego va derivando a temas que enlaza desde esos personajes hacia asuntos relacionados con las profesiones de éstos y demás. También cuenta un viaje de pesca muy a la americana con sus amigos, la llegada de su hermano que se instala allí también con su familia y ellos dos aprovechan para escribir un guión de cine. Un libro de lectura veraniega estupendo, un libro que terminé de leer en el chiringuito de la playa de Santander por desgracia ya con un par de muletas tras la zoocaída.