domingo, 13 de septiembre de 2009

Historias de Música y Músicos


Que agradable la sensación pasados unos minutos del comienzo de una película en la que empiezas a darte cuenta que lo que ves te gusta y que intuyes que si la cosa sigue por ese camino vas a pasar un buen rato. Me cuesta creer que haya alguien que viendo Once no sienta por un instante una sensación de calma, una especie de instante lírico, de momento mágico, de cierto orden de las cosas.

2007: Oscar mejor canción. 2007: Sundance: Premio del Público / Musical. Drama / SINOPSIS: Glen Hansard es un cantante y compositor que interpreta sus canciones por las calles de Dublín, cuando no está trabajando en la tienda de su padre (Bill Hodnett). Durante el día, para ganar algún dinero extra, interpreta conocidos temas para los transeúntes, pero por las noches, toca sus propios temas en los que habla de cómo le dejó su novia. Su talento no pasa desapercibido a Marketa Irglova, una inmigrante checa que vende flores en la calle. Ella tampoco ha tenido suerte en el amor y, para sentirse un poco mejor, escribe canciones sobre el tema, pero, a diferencia de Glen, nunca las interpreta en público. Glen y Marketa, acaban de improviso haciendo un dueto en una tienda de música, y será entonces cuando descubran que algo les une... (FILMAFFINITY)

El estilo indie de la película esta positivamente llevado al extremo. Cámara en mano, planos largos, personajes modernos de hoy, verdaderamente creíbles. Se demuestra que no hace falta mucho dinero para hacer hoy en día una buena cinta y que hay una gran diferencia entre el cine sincero, hecho de verdad con sentimientos y el que lo pretende llevado por un interés más comercial que otra cosa. Es una película/regalo para cualquier aficionado a la música porque ésta es de una sencillez/potencia impresionante que ayuda a que el espectador se enamore inmediatamente de lo que está viendo. Es una película modesta, artesana a la que haber contado con más producción no la hubiera mejorado seguramente. Es cautivadora. Una joya.




http://2.bp.blogspot.com/_QF906bSI_AY/SD-vy3a5TVI/AAAAAAAABdw/0XMBzl8D3Ms/s400/lapianista.jpg



Película desagradable en el más amplio sentido de la palabra. Repulsiva se podría decir también. La pregunta es ¿es eso un mérito?¿es lo que pretendía el director? Queda claro que es lo que quiere el director porque ya lo hizo por ejemplo en Fanny Games en sus dos versiones. Premiado por ésta y otras de sus películas en diferentes festivales internaciones es claramente una película de festival, el film contiene todos los ingredientes para triunfar en cualquier festival de cine. A saber: provocación a través de escenas de sexo explícito y violencia extrema, carente de ritmo, tema de incomunicación, fraustación... sólo hace falta recordar el reciente éxito de Lars Von Trier con su Anticristo en el último festival de Cannes. Le dieron el premio femenino a Charlotte Gainsbourg y en esta de La Pianista se lo dieron a Isbelle Huppert. Cine provocador en la forma, sobrevalorado en exceso, carente de mérito actoral de la Huppert ¿premio de Cannes? y carne fresca para los críticos desplazados a Cannes. No me gustó Fanny Games -por razones parecidas- me gustó algo más Caché y me ha costado un trabajo tremendo llegar al final de esta.