domingo, 24 de junio de 2012

Lary La Sirena

La segunda persona que  he podido fotografiar dentro del proyecto AdmirA del que ya publiqué la primera fotografía no ha podido ser más apropiada e interesante. Se trata de Lary León, compañera de trabajo en Antena 3 desde hace muchos años en que se ha ganado el cariño y el respeto de toda la gente de la cadena desde que la conocimos. Nacida sin los dos brazos y sin una pierna conocimos desde el principio su gran talla humana cuando la veíamos por los pasillos de la tele con cintas y cuadernos debajo de sus muñones regalando siempre una amplia sonrisa y despertando admiración en todos nosostros. La forma tan natural y alegre como se comportaba hizo que la respetásemos y la viéramos como lo que es: una mujer guapa, encantadora en el trato y de gran valía profesional Además en los últimos años se dedica a trabajar en la Fundación Antena 3 en contacto con niños enfermos y promoviendo interesantes proyectos solidarios. Vamos, imposible ver más talento junto. Bueno, sí quedaba algo más. Aunque reticente en un principio a hablar de su vida un editor le insistió en que contar su historia en un libro podía además de ser una interesante lectura también un ejemplo para personas que en una situación parecida no contaran con el ánimo y predisposición que ella tiene y que el conocer su historia podía motivarles, ayudar y además entretener. En colaboración con su pareja, han publicado Lary, el tesón de una Sirena (Plataforma Editorial) un estupendo libro que se lee con mucho agrado pues cuenta su infancia con su punto de vista siempre positivo y alegre. Una delicia de libro. Le pedí que se lo dedicara a mi hija de quince años. Lo leyó en una sentada y me dijo: Papá dile a Lary que no me gusta mucho leer libros -sobre todo los que nos imponen en el instituto- pero que el suyo me ha gustado muchísimo, que es una pasada. Por favor no dejes de decírselo. Con todo este acontecimiento le pedí a Lary que me dejara hacerle un retrato y como me imaginaba dijo que sí. En las fotos que hago en esta serie coloco el primer plano del retratado a la izquierda y a la derecha coloco sus manos. En cuanto leí el libro y decidí hacerle la foto no lo dudé, a la derecha habría una cola de sirena. Y así quedó la fotografía.