viernes, 30 de enero de 2009

Muere uno de los grandes grandes

Muere John Martyn, hombretón física y musicalmente. Con una discografía extensísima de muchos años trabajando sin parar sin ser popular al menos como le hubiera correspondido por su talento y obra. Como dicen en El País ha muerto a la edad impropia de 60 años. Es verdad que es una edad impropia. Ninguna edad es buena sin duda, pero esta es rara de vedad... Tampoco él lo facilitaba mucho ya que andaba siempre por el filo de las adicciones peligrosas. Menos rota que la voz de Tom Waits la de Martyn era una voz grave y profunda y practicaba un género realmente especial, lo que muchos han denominado como folk-blues. Desarrolló una forma de cantar inspirada en el timbre y la expresividad del saxo tenor. Se puede decir claramente que Martyn era un músico de culto, él lo sabía y no parecía importale mucho ni a los amigos con los que colaboraba como Eric Clapton o Phil Collins. Lo más cerca que estuvo de conseguir un éxito popular fué en 1973 cuando sacó Solid Air dedicado a su amigo Nick Drave quien aparecería muerto por sobredosis al año siguiente. Es la canción que aparece en el video de youtube que he colgado a continuación. Durante años he escuchado sus discos melancólicos y algo sombríos pero de una indudable belleza. Me ha entristecido su muerte Martyn era además de cantante un formidable y brillante guitarrista, todo lo contrario a como se desarrollaba su vida personal. "Quienes le conocieron aseguran que su divorcio, a finales de los setenta, alteró su débil equilibrio psíquico. Martyn, que nunca siguió una carrera profesional demasiado lineal, apretó el botón de la autodestrucción" En el álbúm The Church with one bell de 1998 versioneó a artistas tan dispares como Billie Holiday, Elmore James, Ben Harper y Portishead. Ya por esos años su salud estaba bastante mermada y una infección en la pierna se sumó a sus desdichas teniéndole los médicos que amputarle una pierna. Los últimos conciertos los realizó en silla de ruedas.