domingo, 6 de junio de 2010

Un viaje de miles de kilómetros

Este libro es la historia de un sueño, de un viaje efectivamente de miles de kilómetros, una historia de voluntad, de esfuerzo. Aunque se trate de la historia de un niño prodigio de la música, por tanto un caso extraordinario al que pocas personas puedan asemejarse por una cuestión propiamente de naturaleza creo que este es un libro que deberían leer todos los estudiantes, todos los jóvenes, todos los adultos, todos los padres, en definitiva cualquier persona que se emocione con una historia de esfuerzo personal y además mucho más entretenido que cualquier libro de autoayuda o el llamado crecimiento personal new age tan de moda durante algún tiempo.
Lang Lang le cuenta a un periodista que traslada de forma más que entretenida la historia de su vida. De su por ahora corta vida, ya que este músico nació en 1982 en China. Comenzó a tomar lecciones de piano a la edad de tres años y con cinco ganó el Concurso de Piano de Shenyang y tocó en su primer recital público.


A la edad de 11, ganó el primer premio por la actuación artística destacada en el Cuarto Concurso Internacional de Jóvenes Pianistas en Alemania. En 1995, a los 13 años de edad, tocó completos los 24 Estudios de Chopin en el Pekín Concert Hall y ganó el primer premio en el Concurso Internacional de Jóvenes Músicos de Tchaikovsky en Japón, donde tocó el Concierto para Piano n.° 2 de Chopin con la Orquesta Filarmónica de Moscú en un concierto retransmitido por la cadena de televisión NHK. A los 14 aparece como solista en el concierto inaugural de la Sinfónica Nacional de China, retransmitido por la cadena CCTV y a la que acudió el presidente Jiang Zemin. Al año siguiente comenzó a estudiar con Gary Graffman en el Instituto Curtis en Filadelfia. A partir de entonces no ha parado de dar conciertos por todo el mundo junto a las orquestas y directores más importantes del panorama internacional.


Pero efectivamente en este estupendo libro no sólo se habla de sus éxitos (que son quizá el final del libro) sino también de fracasos y sobre todo de el gran esfuerzo que supone para una persona tocada por la divinidad para hacer algo extraordinario en el mundo. El esfuerzo también de sus padres, que conscientes del gran talento del niño lo dan todo por él. Su madre vivirá separada de él durante algunos años mientras el padre y el chico malviven en una China hostil donde no se lo pondrá nada fácil. En China hay millones de niños que estudian música, miles que son muy buenos y unos cuantos prodigios. Entre éstos la lucha es feroz y sólo la intervención de gente desinterasada y buena ayudarán a Lang Lang y a su padre a conseguir sus objetivos. Estupenda lectura.



Lang Lang cuenta que de niño vió por televisión un corto de Tom y Jerry que le fué de lo más inspirador además de divertido. Lo he buscado y aquí está. Merece la pena verlo.

 



Buscando información por internet sobre este impresionante pianista me encontré con un video que me sorprendió o más bien me desagradó, aunque creo interesante ponerlo en este post para ilustrar la historia de Lang Lang. Aunque detesto el programa hecho por y para el presentador Pablo Motos El Hormiguero, paradigma de la televisión basura con pretendido humor,  todavía me resulta aún más despreciable que en semejante programa donde se desperdicia la presencia de buenas personalidades de la actualidad y la cultura con entrevistas vanales y sin gracia y donde su conductor aprovecha cualquier momento para enseñar sus abdominales o sacar la guitarrita y poner un par de acordes, merece la pena ver este video donde Lang Lang demuestra tener sentido del humor y para promocionar su disco y gira accede a ir al final (a los últimos y precipitados minutos) de semejante programa donde aparecen unos grotescos Pablo Motos y Enrique San Francisco, que no sólo no le hacen una mínima entrevista sino que lo que dicen y hacen suena a chufla y a desprecio por tan interesante presencia.