domingo, 28 de diciembre de 2008

¿Quién dijo que todo estaba inventado?

La ReacTable es un instrumento musical electrónico colaborativo dotado de una interfaz tangible basada en una mesa, e inspirado en los sintetizadores modulares de los años sesenta. Fue desarrollado por el Grupo de Tecnología Musical de laUniversidad Pompeu Fabra de Barcelona, por un equipo de investigación integrado por Sergi Jordá, Marcos Alonso, Günter Geiger y Martin Kaltenbrunner. Múltiples usuarios simultáneos comparten el control total del instrumento moviendo y rotando objetos físicos sobre la superficie de una mesa circular luminosa. Manipulando dichos objetos, los cuales representan los componentes clásicos de un sintetizador modular, los usuarios pueden crear tipologías sonoras complejas y dinámicas, mediante generadores, filtros y moduladores, en una clase de sintetizador modular tangible. Sólo existen cinco ReacTables en el mundo, incluido el que se le fue vendido a la cantante islandesa Björk.





El Hang es un instrumento musical de percusión creado en los laboratorios pertenecientes a la compañía PANArt, por Felix Rohner y Sabina Schärer en un cantón de Suiza en el año 2000, con la idea de trasladar el sonido del steel drum a un instrumento portátil. Hang significa mano en idioma Bernés. Fue el resultado de 25 años de investigación científica con acero y otros instrumentos de percusión resonante por todo el mundo, como el Gamelan, el Ghatam, el gong etc. Puede decirse que el Hang es el fructífero resultado de la unión de arte, ciencia y tecnología. Su sonido es similar al de la marimba, metálico pero armónico. El instrumento se compone de dos hemisferios de metal soldados y los lados se llaman Ding y Gu. El lado Ding contiene 8 tonos musicales en forma de círculos que rodean a un circulo central mayor (el llamado Ding) y que tiene un sonido muy parecido al Gong. El otro lado, el lado Gu, tiene un agujero para la resonancia del sonido que se genera dentro. Se puede tocar de muchas formas diferentes: con la punta de los dedos, los pulgares o la palma de la mano, o mezclando las tres a la vez. La mayoría del tiempo, el Hang se sitúa en las piernas del ejecutante, pero también se puede tocar apoyado en otra superficie. Hasta la fecha (2008) solamente se han producido alrededor de 5000 instrumentos, ya que solo los hacen sus dos creadores, y actualmente tan solo se fabrican unos 400 al año, siendo la lista de espera de más de un año para obtenerlo. Además únicamente se venden en la casa matriz en Berna (Suiza), por lo que al precio resultante hay que añadirle el coste de desplazamiento del comprador. Es un instrumento muy portátil a pesar de su aparente volumen. El Hang al estar compuesto de dos partes de metal en forma lenticular le da una apariencia de OVNI musical. Se toca usando las manos directamente, golpeándolas suavemente sobre los huecos del instrumento. Cada uno de estos huecos equivale a una nota musical, llegando a cubrir una escala entera. Su sonido tiene la sugerencia de los instrumentos exóticos como la marimba pero metálico y armonioso que crea un ambiente sonoro como de campana oriental. El Hang crea el sonido idóneo para un encuentro en la tercera fase.


1 comentario:

Iñaki dijo...

Me encanta el Hang pero este chaval lo toca de pena.
O eso o la grabación es una filfa pero esa resonancia metálica no se aprecia en directo.