domingo, 22 de marzo de 2009

repaso a cine reciente (brevemente) microcríticas

Tenía ganas de reir, sin grandes complicaciones, pero no pudo ser. No se puede ver mas de quince o veinte minutos. Sin gracia, con gran presupuesto, aburrida.
Basada en la novela de una grande del petardeo periodístico, Elvira Lindo. Una Palabra Tuya es una película destacable. El cine español anda bastante mal, por eso cuando de vez en cuando aparece una cinta buena como ésta hay decirlo. La historia es creíble, muy creíble y está bien construída. El reparto es bueno destacando el papel de Malena Alterio por encima de el de Esperanza Pedreño que todavía arrastra el tic Cámera Café. La anciana y enferma madre es también un acierto de casting y la fotografía y la música son muy apreciables. Pero una de las cosas que sobresalen como valor son las localizaciones. Se sabe que las localizaciones son parte del proceso creativo del director (y del localizador) y que eligiendo bien los lugares de rodaje ya se tiene bastante ganado. Las localizaciones madrileñas (zona Nuevos Ministerios) el barrio donde viven y el remoto cementerio son un acierto que llevan por muy bien camino la puesta en escena. La directora (que como Lindo también es megasuperguay) hace un buen trabajo con los actores y con el montaje, porque el ritmo y la manera de contar es moderna (alejada del tópico nacional) tiene pulso, ritmo y emoción. Yo sinceramente, a día de hoy si se me cruzara un guión, si tuviera que dirigir una película, que Dios no lo quiera, me gustaría que mi nombre apareciera como dirigido por... en una película como ésta.

Me dormí hacia la media hora. No entendía nada, cine de intrigas político-empresarial-social
bastante aburrida. En este tipo de cine o se entra o no se entra. Había oído hablar bien de ella, pero nada.

Cine del grande hecho por uno de los grandes. Espero que a pesar de ser un hombre ya mayor a Clint le quede tiempo para hacer muchas películas como ésta o del nivel de ésta. La única película norteamericana reciente que vale realmente la pena. Pero claro, es clint Eastwood, tocado ya del halo de la maestría. La verdad es que la historia recuerda a otras historias de su filmografía, como las hacen los grandes: contar siempre la misma historia pero de distinta manera. ¿Es que acaso esta cinta no se podría definir como dicen los críticos sesudos como un western crepuescular? Yo creo que sí. De hecho Clint siempre ha hecho películas del oeste, western, aunque transcurran en Nueva York o en Algete. La redención, la justicia, el perdón... todo estaba ya en el cine de Eastwood y lo está también en Gran Torino, en la Gran Gran Torino.

Lo mejor de todo es el cartel. Un homenaje a las pelis clásicas. Pero solo eso, el cartel. Porque la película tampoco la entendí. Ésta si la ví hasta el final. Pero no entiendo a los Cohen cuando se ponen cómicos. Da cosa ver a dos grandes actores como Pitt y Clooney haciendo literamente el tonto solo porque es una cinta de los Cohen. Son como Almodóvar o Woody Allen. Cuando llaman a un actor, por estrellas que estos sean corren a hacer la película sin leer el guión, aunque luego la película sea un fiasco, pero ya han cubierto su cuota de cine de autor, de cine de prestigio. Que difícil es hacer una buena comedia.

El cine francés, como en general todo el cine europeo cuando se hace bien es como quien dice dos veces bueno. Debe ser por el complejo que tenemos con el cine norteamericano. Los gabachos están quizá muy cerca del cine con mayúsculas. Quizá porque se atreven con temas fuertes, de enjundia y quizá porque también nadie se atreve a corregisrles. Hacen lo que quieren y punto. Es un acierto. La actriz inglesa afincada en París Scott Thomas está que se sale como casi siempre. El tema, la forma... Buenísima película. Y lo mejor... no saber de qué va. Una gran sorpresa.
Así, sin mucho pensar publico las mirocríticas.