viernes, 21 de noviembre de 2008

Menos mal que hay muchas películas



Estas dos películas que comento a continuación tienen algo en común, aunque no lo parezcan. En las dos se cuenta un cuento. Una especie de cuento moral a lo Eric Rhomer, pero con dos puntos de vista muy distintos debido sin duda a la distancia tan grande que existe entre los continentes y la cultura tan distinta que las separa.
En Bab'aziz la narración tiene carácter oriental, al estilo de las mil y una noches con un esquema clásico e interesante. En un desierto de Irán un viejo derviche (sabio espiritual) viaja con su nieta, una niña pequeña a lo largo del desierto para asistir a una reunión de derviches que se reunen cada treinta años. Ya intuimos que la película va a ser como una road movie pero sin coche y sin autopista. Ya que los personajes, tanto lo principales como aquellos que se encuentran por el camino viajan andando por el desierto en lo que se empieza a intuir que como en el género americano es un viaje iniciático para la niña y un viaje de conclusión para el anciano. Además de encontrarse con personajes curiosos por el camino el abuelo comienza a contarle a la niña un cuento (de ahí el comentario del principio) un cuento mitad Alí Babá y mitad paulo coelho. Le cuenta la historia de un principe que ve reflejada su alma en una pequeña charca y como este hecho le hace cambiar su vida de opulencia por una vida ascética y espiritual. El director dice que esta película es un modesto esfuerzo por devolver al islam su imagen real alejada del fundamentalismo. El radicalismo no representa al islam -continúa- y esta película cuenta a través del sufismo -el islam de los místicos- los fundamentos y la parte más lírica de esta filosofía-religión. Abou Hassan Al Nouri, un gran sufí dijo: el sufismo consiste en renunciar a todos los placeres egoístas, porque el verdadero amor no puede ser egoísta. Hay tantas maneras de llegar a Dios como seres humanos sobre la tierra.






El otro cuento es Lars and the real girl (Lars y la chica real o auténtica). Esta vez es otro cuento moral, pero moderno y con aire indie. Desde el principio la realización es estilo festival de sundance. Creo que esto se ha convertido ya en un género en sí mismo. Para ser una peli Sundance tiene que ser un film con pocos personajes, desarrollar la historia en un paraje solitario, a ser posible por el estado de Nueva Inglaterra, Alaska, cerca de la frontera con Canadá, etc. Tiene que tener un ritmo lento, una fotografía de colores apagados y música indie. Lars and... está ambientada en un pueblo del norte de EEUU, los personajes hablan poco, están algo aislados pero formando una pequeña comunidad muy unida. Lars es un chico solitario que vive en el garaje de la casa de su hermano (la de sus padres) que vive con su mujer. Lars decide acabar con su soledad comprando por internet una muñeca de tamaño y formas naturales, la versión moderna y técnicamente evolucionada de lo que toda la vida se ha llamado una muñeca hinchable. Las reacciones primero de extrañeza y luego de comprensión de su familia y de la gente del pueblo es lo que se desarrolla durante el resto de la peli. En las antipodas de Tamaño Natural del guarrete Berlanga, que aunque con Azcona en el guión quisieron hacer una película pretendidamente intelectual a la francesa de entonces, lo que les salió fué realmente una españolada al más puro estilo del landismo. Esta película es todo lo contrario. Se aleja completamente del morbo y el efectismo, se decanta por una mirada tierna hacia alguien que se siente solo y tiene ciertos desarreglos emocionales y como la única salida de un ser así está en el apoyo de su gente. Aunque al principio tiene esquema de corto, es decir te quiere atrapar por la sorpresa de una situación insólita y tienes ciertas dudas de que aquello dé para hora y media. sin embargo la realidad es que según avanza el filme sí que va cogiendo consistencia y uno se va creyendo las cosas, comprendiendo y finalmente degustando una película bastante delicada. Sin duda no es una pelí mayor, pero dado el panorama de cine-fx-vacío de contenidos al que nos tiene acostumbrados la cinematografía norteamerica este tipo de filmes se ve con gusto. La banda sonora es ciertamente notable.