domingo, 9 de noviembre de 2008

un fin de semana 3 películas

Sábado por la tarde.

El Trompetista. Vaya clasicazo. Kirk Douglas haciendo de músico al que le gusta el jazz en un tiempo en el que este tipo de música aún no era comprendida. Historia de amor fatal nada menos que con Lauren Bacall y salida de las tinieblas gracias a una estupenda y nada azucarada Doris Day. Blanco y negro del bueno y gran dirección de Michael Curtiz, el director de Casablanca, nada menos. Aparentemente es una película ideal para tarde de sábado y para coleccionar dentro de ese apartado de Cine sobre músicos. Pero quizá seal algo más, tal vez un clasicazo.


Sábado por la noche.

Haciendo algo así como día de cine temático (cine sobre música o músicos, que no cine musical) vemos esta amable -sólo aparentemente- película inglesa en la linea de ese cine social británico, realista, de barrio, de ambiente inglés que tanto me gusta (Billy Elliot, El Hombre que subió una colina, La Camioneta...) En este caso además se ocupan de músicos de una banda de un pueblo, con sus vidas entremezcladas y sus problemas, sobre todo uno muy importante: la mina de carbón en la que trabajan todos va a cerrar y van a despedirles a todos.

Domingo por la noche

Esta película es una tontería. Ahora bien, no sabemos si ese calificativo es un elogio o no. Porque el argumento va de eso de tonterías y de tontos. Lo primero que aprende uno al ver esta película es que existe una web desde hace años que se ocupa de dar premios a las personas que han muerto de una forma absurda y tonta. Es un humor un poco macabro, pero si se entra al trapo tiene momentos de cierta gracia. El protagonista es un abogado especialista en este tema que escontratado por una aseguradora para intentar prevenir este tipo de muertes "tontas". Tiene momentos de cierta gracia, humor un poco absurdo y grotesco pero si se deja uno llevar, pues eso, que sonríe.